Discapacidad y transporte: opciones de movilidad alternativas al vehículo privado

Transporte accesible para personas con discapacidad: las rampas facilitan el acceso al bus y al tren.

La movilidad es un factor básico para nuestro día a día, ya sea para ir a estudiar, a trabajar o para disfrutar plenamente de nuestro tiempo libre. Las personas con discapacidad dependen de las opciones de movilidad sin barreras para poder desarrollar su vida profesional y privada sin obstáculos. Sin embargo, no todo el mundo puede permitirse un vehículo propio, ya sea por razones de coste o por limitaciones físicas. La ceguera o la falta de fuerza muscular, por poner solo dos ejemplos, pueden ser impedimentos para poder conducir un coche. Para estas personas, el transporte público y los servicios de transporte especial resultan muy importantes para la movilidad diaria. En este artículo te presentamos varias alternativas al vehículo privado para personas con discapacidad y te explicamos qué tipo de subvenciones puedes solicitar para hacer uso de ellas.

Accesibilidad al transporte público para personas con discapacidad

El transporte público es, para mucha gente, su única posibilidad para llegar al trabajo, a su centro de estudios, a la cita con el médico, para ir a comprar o para quedar con amigos y familiares. Por ello, es importante que sea accesible para todo el mundo. Esta total accesibilidad beneficia a las personas con discapacidad, pero también a niños, padres que llevan un carrito de bebé, gente mayor o a quien haya sufrido una lesión.

En España no hay una ley a nivel estatal que regule la accesibilidad al transporte público, si bien en los últimos años se han ido haciendo avances para eliminar las distintas barreras, tanto arquitectónicas como comunicativas y cognitivas, de las estaciones y vehículos de servicio público. En ello han jugado un papel relevante las distintas normativas europeas e internacionales destinadas a hacer el transporte, tanto público como privado, accesible a todos los ciudadanos en igualdad de condiciones.

Estas normativas no solo regulan cómo debe ser el diseño de los vehículos y las estaciones para que sean libres de barreras, sino también cómo debe estar expuesta la información, qué servicios de asistencia a las personas con discapacidad deben ofrecer las compañías de transporte y cómo facilitar el desplazamiento con acompañantes y perros guía.

  Transporte público adaptado: un botón en un autobús para solicitar asistencia al conductor del vehículo.

Descuentos en el transporte público urbano para personas con discapacidad

Utilizar el transporte público para los desplazamientos habituales del día a día comporta una cantidad considerable de viajes a lo largo de la semana y del mes. A su vez, esto tiene un coste económico que puede suponer todo un esfuerzo para algunos bolsillos. Es por eso que la mayoría de municipios ofrecen a sus ciudadanos con discapacidad descuentos en sus tarifas de transporte público. En algunos casos, el billete puede ser incluso gratis para quien tenga un determinado grado de discapacidad. Como los descuentos y requisitos para beneficiarse de ellos varían de una población a otra, es conveniente contactar con el ayuntamiento correspondiente para informarse al respecto.

Por su lado, los acompañantes de personas con discapacidad también pueden beneficiarse de descuentos en el transporte público urbano. Así pues, a menudo tienen la posibilidad de obtener la misma rebaja en el precio del billete que la persona a la que acompañan o, en algunos casos, pueden viajar de forma gratuita.

Transporte de larga distancia para personas con discapacidad

En los viajes de larga distancia, las personas con discapacidad suelen tener acceso a opciones de descuento en la compra de sus billetes. Si te desplazas en tren o en avión, es recomendable contactar con la compañía de transporte para asegurarse de que el viaje se puede hacer sin problemas de accesibilidad. Además, en ambos casos, los viajeros con discapacidad tienen derecho a recibir asistencia gratuita tanto a bordo como en los aeropuertos y estaciones con personal.

En España, Renfe ofrece la posibilidad de adquirir la Tarjeta Dorada a las personas con una discapacidad igual o superior al 33%. Esta tarjeta, que tiene un coste de 6€ y una validez de un año, permite beneficiarse de descuentos en la compra de billetes: 25% de descuento en trenes Ave y de larga distancia; 25% en los días entre semana y 40% en fines de semana en trenes Avant, y a partir de un 40% de descuento en los trenes de media distancia. Así mismo, los titulares de una Tarjeta Dorada también tienen descuentos en los trenes de Cercanías y Feve. En caso de tener una discapacidad de un 65% o más, podrá viajar contigo un acompañante en las mismas condiciones económicas que tú.

Los viajes de larga distancia suelen requerir un poco más de planificación que los desplazamientos más cortos. Por ejemplo, si necesitas asistencia para personas con movilidad reducida en la estación de tren o en el aeropuerto, vas a tener que solicitar el servicio con antelación. En el caso de los aeropuertos de AENA, la asistencia debe solicitarse, como muy tarde, 48 horas antes de la salida del vuelo.

También deberás ponerte en contacto con tu compañía de vuelo si eres usuario de una silla de ruedas, ya que en cada avión solo se puede transportar una cantidad limitada de estos dispositivos. Además, si la silla funciona con una batería, también existen ciertas restricciones para poder acceder a la cabina de pasajeros. De la misma manera, también es conveniente informarse previamente sobre la accesibilidad de los baños del avión. Es siempre recomendable, pues, ponerse en contacto con la aerolínea en cuestión para aclarar y resolver todas las posibles dudas y evitar inconvenientes de última hora.

Servicios de transporte especial para personas con discapacidad

Otra opción de movilidad con la que pueden contar las personas con discapacidad son los servicios de transporte especial adaptado, que permiten desplazarse a centros de formación, ir a trabajar, acudir a citas con el médico, asistir a eventos o realizar actividades de ocio. En general, su función es cubrir aquellas necesidades de movilidad que no pueden solucionarse mediante el transporte público. Los vehículos utilizados están adaptados para personas con movilidad reducida y cuentan con personal especializado para la asistencia de los usuarios. En España, son varias las asociaciones y entidades, públicas y privadas, que ofrecen este tipo de servicio.

Los servicios de transporte especial adaptado cubren distintos tipos de desplazamientos: desde rutas fijas y periódicas de grupos hasta viajes puntuales para atender necesidades individuales. En muchos casos, los servicios de transporte especial adaptado están subvencionados por la administración pública.

Consejo: Para conocer la existencia de servicios de transporte especial adaptado en tu zona, puedes contactar con la delegación provincial de la Cruz Roja o con el ayuntamiento de tu localidad y pedir información y asesoramiento al respecto.

Servicios de taxi adaptado para personas con discapacidad

Ya se trate de un desplazamiento corto por ciudad o de un viaje largo planificado, las personas con discapacidad tienen en los servicios de taxi adaptado otra opción de movilidad. En España, por ley, las flotas de taxis de los municipios de más de 50.000 habitantes deben contar con un 5% de vehículos adaptados. Este tipo de taxis pueden dar servicio a cualquier tipo de pasajero, aunque deben dar prioridad a las personas con movilidad reducida. Entre otros elementos específicos, los taxis adaptados deben poder transportar convenientemente a personas usuarias de sillas de ruedas.

Para hacer uso del servicio de taxi adaptado, existen varias opciones. Por un lado, se puede solicitar un taxi contactando por teléfono con la compañía de taxis del municipio correspondiente, especificando la necesidad de que el vehículo esté adaptado. Otra posibilidad es utilizar una aplicación móvil de reserva de taxis. Por ejemplo, la app Accessibility Plus permite encontrar el taxi adaptado más cercano y saber cuánto va a tardar en llegar. Debido a que la cantidad de taxis adaptados es limitada, es preferible hacer la reserva del vehículo con la máxima antelación posible. Para ello, se pueden realizar reservas online en las páginas web de distintas compañías de taxis adaptados, indicando el lugar, la fecha y la hora de recogida y el destino final.

Consejo: En la web de la Fundación ONCE tienen un listado de compañías que ofrecen servicios de taxis y autobuses adaptados para personas con movilidad reducida en distintas provincias españolas.

Transporte de acompañantes y perros guía

En determinados casos, las personas con discapacidad necesitan contar con un acompañante que les asista durante los desplazamientos. En muchos casos, como en los viajes por carretera o en el transporte público de algunas ciudades, los acompañantes pueden viajar de forma gratuita junto a la persona a la que asisten. Aun así, en algunos tipos de trayecto, como los viajes en tren de larga distancia, la persona acompañante deberá pagar por su billete, aunque normalmente con descuento.

En cuanto a los perros guía, aquellas personas ciegas o con deficiencia visual usuarias de uno, tienen derecho a acceder con el perro a cualquier transporte público, ya sea urbano, de media distancia o de larga distancia.

Transporte público adaptado: una persona usuaria de silla de ruedas a punto de subir a un autobús urbano con la ayuda de su acompañante.

Conclusión

El transporte público y los servicios especiales de transporte resultan indispensables para la movilidad de muchas personas con discapacidad. Por suerte, la oferta existente es cada vez más amplia y de mejor calidad, lo cual permite dar servicio a un espectro más amplio de gente. Aun así, debido a las limitaciones existentes en algunos servicios de transporte, antes de realizar un desplazamiento, especialmente si es de larga distancia, es recomendable preparar el viaje con la debida antelación y contactar con la compañía que ofrece el servicio para resolver cualquier duda.

Los descuentos en los precios de los desplazamientos dependen de la localidad, el tipo de transporte y el grado de discapacidad. Para conocer a qué rebajas tienen derecho las personas con discapacidad y qué opciones de transporte existen de acuerdo con sus necesidades de movilidad, se puede contactar tanto con la administración local como con entidades y asociaciones vinculadas con la discapacidad.

Fuentes de las imágenes

iStock​.com/​S​c​a​c​c​i​a​m​o​s​che
iStock​.com/​J​uan García Aunión
iStock​.com/​m​o​n​k​e​y​b​u​s​i​n​e​s​s​i​m​a​ges

4.7÷5 – (7 votos)