Elegir el anticongelante correcto para mi coche: ¿a qué prestar atención?

Te explicamos cómo saber qué anticongelante es compatible para tu coche, las diferencias que hay entre anticongelantes para radiador de coche, cómo rellenarlo y por qué la sustitución regular del anticongelante es tan importante.

En pocas palabras

Te explicamos brevemente la importancia del anticongelante en tu coche. En todos los vehículos, especialmente en los modelos más antiguos, se debe inspeccionar y sustituir regularmente el anticongelante del radiador, ya que, de lo contrario, existe el riesgo de que se produzcan daños considerables en el motor. Al elegir el refrigerante adecuado, deberás prestar atención a las instrucciones del fabricante, no mezclar nunca diferentes productos bajo ninguna circunstancia y te tendrás que asegurar de que haya suficiente líquido en el sistema de refrigeración. Este último aspecto lo puedes hacer visualmente.

Encontrar y mezclar el anticongelante adecuado

¿A qué prestar atención al comprar anticongelante de coche?

El refrigerante regula la temperatura de funcionamiento de los vehículos, protegiendo así el motor de daños. Por lo tanto, es importante para la seguridad y la funcionalidad del vehículo. También previene la corrosión y el desgaste y, gracias al anticongelante que contiene, evita la congelación a bajas temperaturas. Hablamos en este artículo de este anticongelante.

Existen tres tecnologías o tipos de anticongelante:

  • El anticongelante inorgánico, que es una tecnología algo más antigua y cuyo nombre viene de IAT (Inorganic Acid Tecnology), literalmente “tecnología de ácido inorgánico”.
  • El anticongelante orgánico, de uso más generazidao. También conocido como anticongelante OAT (Organic Acid Technology), su abreviatura significa “tecnología de ácido orgánico”.
  • El anticongelante híbrido o anticogenlante HOAT, que es una mezcla de las dos primeras variedades. HOAT corresponde a Hybrid Organic Accid Tecnology, que en castellano significa “tecnolohía de ácido orgánico híbrido”.

Las designaciones exactas (por ejemplo, G11 para los Volkswagen más antiguos, G12, G12+, G12+++, G13 hasta las normas de BASF G48, G30, G40, G05, G33 y G34) proporcionan información sobre los ingredientes. Es importante que lo sepas: los fabricantes de vehículos utilizan nombres diferentes para el producto que recomiendan que las compañías químicas que producen los anticongelantes. Por lo tanto, el mismo producto puede recibir diferentes designaciones, por ejemplo G11 (según Volkswagen) y G48 (según el fabricante BASF).

Aquí un resumen de las designaciones importantes para uno de los grandes fabricantes de coches de Europa: el Grupo Volkswagen.

Grupo OEMEspecificación OEM
VW (VAG) Audi TL-774 DG 12
VW (VAG) Audi TL-774 FG 12+
VW (VAG) Seat TL-774 DG 12
VW (VAG) Seat TL-774 FG 12+
VW (VAG) Skoda TL-774 DG 12
VW (VAG) Skoda TL-774 FG 12+
VW (VAG) Volkswagen TL-774 DG 12
VW (VAG) Volkswagen TL-774 FG 12+
VW (VAG) Volkswagen TL VW 774JG 13
VW (VAG) Volkswagen TL VW 774CG 11

Podrás leer en el depósito de refrigeración el anticongelante de coche correcto. Si no encuentras la información en el tanque, podrás consultar la tecnología correcta y las especificaciones del producto en el manual de usuario de tu coche.

Importante: especialmente en los vehículos modernos con motores de aluminio ligeros o en los coches clásicos, no se debe cambiar arbitrariamente entre el anticongelante para radiadores que contiene silicato y los productos sin silicato, sino que siempre se debe seguir con productos similares.

Comprar anticongelante
  • Ahorro de hasta el 80%
  • Asesoramiento mecánico por email y WhatsApp
  • Compara ofertas de multitud de vendedores en una web
Ver ofertas de anticongelante de coche 

Mezclar anticongelante con agua y rellenar el depósito

Antes de rellenar el depósito con anticongelante, deberás mezclarlo con agua para hacer el refrigerante. Normalmente la proporción de anticongelante en la mezcla deberá situarse entre el 30% y el 60%, por ejemplo, mitad agua y mitad anticongelante. La proporción exacta de mezcla se indica en el envase del producto y deberás tenerla en cuenta ya que mezclar proporciones con demasiado o muy poco anticongelante puede provocar graves daños en el sistema de refrigeración.

Para la mezcla debe utilizarse agua destilada o completamente desalinizada. Deberás comprar el agua destilada en un supermercado, gasolinera o a través de Internet y, a diferencia del agua del grifo convencional, no contiene cal ni minerales y, por lo tanto, es particularmente pura.

Además de los concentrados que deben mezclarse con agua, también hay una serie de mezclas preparadas que pueden utilizarse directamente para rellenar el depósito de refrigerante. Por lo tanto, estos productos representan la solución más simple. Las instrucciones exactas de uso se encuentran en el embalaje del producto. También es importante que no se permita que los líquidos se contaminen por influencias externas y que se utilicen recipientes limpios para mezclar y rellenar. Para rellenar el depósito de refrigerante de un coche, se necesita una media de 5 a 10 litros de refrigerante.

Cambiar y eliminar el anticongelante viejo

¿Cuándo hay que cambiar el anticongelante del coche?

En general, se debe revisar el anticongelante del radiador y cambiarlo más a menudo en los vehículos antiguos que en los nuevos. Ten en cuenta que, tras de largos períodos de funcionamiento, pueden formarse pequeñas burbujas en el sistema de refrigeración, lo que a largo plazo también puede provocar daños. Para evitar la formación de esas burbujas, se recomienda comprobar y cambiar el refrigerante cada 50.000 kilómetros. Para estar seguros, se debe reemplazar el refrigerante (y por lo tanto el anticongelante que contiene) cada tres a cinco años en los vehículos más antiguos.

¿Cómo cambiar el anticongelante del radiador?

Es importante comprobar y cambiar el refrigerante solo cuando el motor está frío, de lo contrario existe un riesgo de sufrir lesiones. El depósito de refrigerante suele ser blanco, está cerca del motor y tiene dos marcas con las palabras “mínimo” y “máximo”.

  • Desenrosca con cuidado la tapa. (Atención: ¡puede estar bajo una sobrepresión de hasta 1,5 bares!).
  • Quita el tornillo de drenaje y abre el tornillo de sangrado.
  • Drena y recoge el refrigerante viejo.
  • Enjuaga el sistema de refrigeración varias veces con agua destilada antes de volver a llenarlo.
  • Llena cuidadosamente el depósito con refrigerante nuevo hasta la marca de “máximo” y cierra la tapa.

Si se pone en funcionamiento el motor y el nivel del tanque no cae por debajo del nivel mínimo, se ha relenado el líquido correctamente y el vehículo está listo para arrancar de nuevo.

¿Cómo deshacerse del anticongelante viejo?

El refrigerante viejo es menos efectivo con el tiempo y por lo tanto hay que eliminarlo, pero no por el desagüe porque los productos químicos, las partículas de metales pesados y los posibles residuos de aceite de motor no deben llegar a las aguas subterráneas. De hecho, ten en cuenta que un vertido ilegal puede ser castigado con una multa. Dependiendo del lugar de residencia, solo es posible eliminar el anticongelante viejo acudiendo a un taller de confianza o llamando a empresas especializadas en residuos.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo hay que cambiar el anticongelante del coche?

La frecuencia con la que se debe cambiar el anticongelante depende del propio anticongelante, porque ciertos productos requieren una sustitución regular, mientras que otros, como el G12, duran más. Por regla general, los fabricantes de vehículos recomiendan comprobar el sistema de refrigeración dos veces al año (comprobación del nivel de llenado) y, en caso necesario, sustituir el anticongelante del radiador como mínimo cada 50.000 km.

¿Qué significan los colores de los anticongelantes?

Los colores no dicen necesariamente nada sobre la calidad del anticongelante o sus ingredientes, sino que indican diferentes estándares y tecnologías. Por ejemplo, el G48 y el G11 contienen un silicato y el líquido suele ser azul y/o verde. El anticongelante G12, por otro lado, brilla de color rosa o rojo, mientras que los con G12+, G12++, G30 y G40 tienen tinte púrpura. Finalmente, el G13 está compuesto por líquido claramente violeta.

¿Está permitido mezclar anticongelantes?

Los aficionados a la mecánica nunca deben mezclar diferentes tipos de anticongelantes, incluso si son del mismo color. La razón de esto es que ciertas mezclas pueden producir ácidos agresivos. El anticongelante para radiadores también contiene aditivos para prevenir la corrosión. Si se mezclan diferentes anticongelantes, su efecto puede verse perjudicado, por lo que la protección del sistema de refrigeración ya no está garantizada. Por consiguiente, es mejor utilizar un solo producto, mezclarlo con agua destilada y, de ser necesario, consultar a un experto que pueda garantizar la inocuidad de las mezclas, como es el caso del anticongelante de radiador púrpura G13 con otros productos, por ejemplo.


Exención de responsabilidad:

DAPARTO no será responsable de ninguna pérdida, lesión o daño a la propiedad que surja durante el proceso de reparación o reemplazo como resultado del mal uso o mala interpretación de la información proporcionada.

La información es solo para fines informativos y no puede reemplazar a un especialista. DAPARTO no se hace responsable del uso incorrecto o peligroso de equipos, herramientas y repuestos. DAPARTO recomienda que todas las reparaciones se lleven a cabo con cuidado y de acuerdo con todas las normas de seguridad.


4.6÷5 – (11 votos)