Ayudas para la compra y adaptación de un coche para personas con discapacidad

Las personas con discapacidad pueden beneficiarse de distintas ayudas y exenciones al comprar un vehículo.

La compra de un coche nuevo o de segunda mano supone un esfuerzo económico para la mayoría de la gente. Además, las personas con discapacidad cuentan con una serie de costes adicionales, a menudo muy elevados, debido a las adaptaciones que necesitan en sus vehículos. Para ayudar a sufragar estos costes, existen subvenciones, reducciones y exenciones de impuestos destinadas a aquellas personas con discapacidad que tengan que comprarse un automóvil o convertir uno. En este artículo te contamos cuáles son estas ayudas y qué requisitos deben cumplirse para optar a ellas.

Subvenciones para la compra de un coche para personas con discapacidad: descuentos y reducciones de impuestos

Comprarse un coche es, en muchos casos, una necesidad. Disponer de un vehículo propio significa tener mayor flexibilidad a la hora de desplazarse, ya sea para realizar las actividades propias del día a día (como ir a trabajar, a estudiar o a comprar), o ya sea para viajes puntuales de ocio o trabajo. Esto es especialmente importante para aquellas personas que viven en sitios donde las comunicaciones con transporte público no son suficientes para cubrir todas las necesidades básicas de movilidad. Una carencia que puede ser aún mayor para las personas con discapacidad, quienes suelen necesitar que el medio de transporte sea totalmente accesible para poder viajar en él con todas las garantías de seguridad.

Todo esto hace que disponer de un vehículo propio adaptado a las necesidades del conductor o de los pasajeros sea la opción idónea para muchas personas con discapacidad. Para tener uno de estos coches hay dos opciones: comprar un vehículo adaptado (algunos fabricantes tienen modelos de serie) o comprar uno convencional y luego adaptarlo. Para ayudar a sufragar todos los costes que esto supone, existen algunas ayudas, exenciones de impuestos y rebajas en el precio de compra que te detallamos a continuación.

Ventajas fiscales al comprar un coche

Si se va a usar el coche habitualmente (ya sea como conductor o pasajero) por una persona con una discapacidad igual o superior al 33%, estas son las ventajas fiscales a las que se tiene derecho al comprar el vehículo:

  • IVA superreducido del 4%: en vez del 21% habitual, se aplica tan solo el 4% de IVA en la compra. Para ello, se debe comprar el vehículo sin matricular o, en caso de estar ya matriculado, se debe vender por una empresa que pueda emitir facturas con IVA. Además, la persona titular no puede haber comprado otro vehículo con las mismas ventajas fiscales en los últimos cuatro años, siempre y cuando no se haya producido un siniestro total. El titular tampoco puede vender el coche hasta pasados los cuatro años de la compra. La rebaja en el IVA debe solicitarse a la Agencia Tributaria mediante el formulario 04.
  • Exención del impuesto de matriculación: en la compra de un vehículo nuevo, las personas con discapacidad están exentas de pagar el impuesto de circulación. Para acceder a la exención de este impuesto, es necesario solicitarlo al concesionario antes de la compra.
  • Exención del impuesto de circulación: se trata de un impuesto municipal, por lo que será necesario pedir su exención al ayuntamiento donde se está empadronado. Como requisito adicional, no se puede acceder a la exención si el titular ya tiene otro vehículo registrado a su nombre.

Atención: Las solicitudes para beneficiarse de las ventajas fiscales deben tramitarse antes de la compra del vehículo.

Tener un vehículo propio facilita la integración profesional de las personas con discapacidad.

Descuentos en el precio del vehículo por parte del fabricante

Aunque no existe ninguna obligación legal, algunos fabricantes de vehículos ofrecen descuentos a las personas con discapacidad en el precio de un automóvil nuevo. Por lo general, esta rebaja se aplica al precio de catálogo del coche y no siempre puede combinarse con otros descuentos o ventajas. Además, el vehículo adquirido debe estar registrado a nombre de la persona con discapacidad.

Consejo: Si ya tienes un coche, es habitual recibir dinero a cambio de él al comprar un coche nuevo. Pregunta por esta posibilidad en tu concesionario.

Ayudas para la adaptación de vehículos

Una vez comprado el vehículo, si este se trata de un modelo convencional, es probable que muchas personas con discapacidad deban adaptarlo a sus necesidades. Aunque no existen ayudas a nivel estatal específicas para las adaptaciones de vehículos, algunos gobiernos autonómicos sí que destinan líneas de subvenciones para ayudar a sufragar los costes de adaptar un automóvil. La cuantía y los requisitos para acceder a las ayudas, así como las vías y los plazos para solicitarlas, varían de una comunidad autónoma a otra.

Por lo general, para acceder a este tipo de ayudas es necesario tener una discapacidad igual o superior al 33% y tener reconocido legalmente el grado de movilidad reducida. También es necesario estar empadronado en la comunidad autónoma que ofrece la ayuda. Además, normalmente no se puede optar a recibir la subvención una segunda vez en un periodo determinado de tiempo. Este tipo de ayudas suelen consistir en una cantidad de dinero proporcional al coste de las adaptaciones que deban realizarse en el vehículo, aunque con un importe máximo establecido que varía dependiendo de cada convocatoria.

Atención: Las convocatorias para la adaptación de vehículos pueden tener una periodicidad irregular o incluso ser solamente puntuales. Para saber qué ayudas están disponibles en cada momento, es recomendable consultarlo con la consejería de bienestar o asuntos sociales de la correspondiente comunidad autónoma.

Subvenciones para adaptar vehículos: un coche propio ofrece flexibilidad.

Conclusión

Tener un coche propio puede suponer un esfuerzo económico considerable, especialmente para las personas con discapacidad. Por este motivo, y para promover y facilitar la movilidad de las personas con discapacidad, así como su integración en la vida laboral y social, estas pueden beneficiarse de varias ventajas fiscales para que la compra de un vehículo resulte más económica. Para aprovechar estas ventajas, es importante solicitarlas con antelación, antes de la compra del automóvil.

Los gobiernos autonómicos, a su vez, suelen ofrecer distintas subvenciones para sufragar parte de los costes de adaptar un vehículo para personas con discapacidad. En este caso, es recomendable estar atento a las convocatorias que la administración va publicando al respecto. Todas estas ayudas económicas están destinadas tanto a conductores como a pasajeros habituales con discapacidad de un vehículo a motor.

Fuentes de las imágenes

iStock​.com/​P​h​o​t​o​g​r​a​f​eus
iStock​.com/​i​n​d​u​s​t​r​y​v​iew
iStock​.com/​R​y​a​n​J​L​ane

4.8÷5 – (9 votos)