Cambiar los discos de freno del coche

Los discos de freno desgastados o deformados pueden convertirse en un peligro durante la conducción. En este artículo te explicamos cómo funciona un freno, cuáles son los síntomas de un disco de freno defectuoso, cuáles son los costes a la hora de cambiar esta pieza y a qué debes prestar atención. En el artículo “Discos y pastillas: ¿a qué hay que prestar atención” hemos resumido qué tener en cuenta a la hora de comprar discos y pastillas de freno.

Funcionamiento del disco de freno

Dependiendo del motor y del modelo del vehículo, podemos distinguir dos tipos de freno: los frenos de disco y los frenos de tambor. Hoy en día, estos últimos sólo se encuentran en vehículos menos potentes, por lo que el siguiente apartado tratará exclusivamente del sistema de frenos de disco.

Explicándolo de forma sencilla, el proceso de frenado funciona así: al pisar el pedal de freno se desencadena el proceso de frenado con la ayuda de un servofreno y el líquido de frenos, que se transporta a la pinza de freno a través de los conductos de freno. En el proceso, se aplica presión a un pistón, que aprieta las pastillas de freno de manera uniforme sobre el disco de freno. Esta resistencia a la fricción hace que el disco de freno frene la rueda y el coche reduzca la velocidad. Cada vez que usamos los frenos, las pastillas y los discos de freno se desgastan. Sin embargo, hay otros factores que favorecen el desgaste.



Detectar el desgaste de los frenos

Los frenos son piezas de desgaste que están expuestas a grandes cargas debido a la fricción, las altas temperaturas, la suciedad y la humedad. Dado que el sistema de frenos es relevante para la seguridad, se deben revisar y cambiar los discos y las pastillas de freno deben regularmente. Los vehículos modernos suelen tener un indicador de desgaste electrónico o acústico que informa de cuándo hay que cambiar las pastillas de freno. Por cierto, los contactos eléctricos de aviso de desgaste también se deben cambiar cuando se cambian las pastillas de freno.

Detectar discos de freno desgastados

  • Chirrido al frenar y tirones en el pedal de freno y en el volante.
  • Disminución de la potencia de frenado.
  • Marcas y una clara rozadura en el borde del disco de freno

Unos discos de freno desgastados se manifiestan durante la conducción a través de ruidos de frenado y sacudidas al frenar. También se notará que la capacidad de frenado disminuye notablemente. La fricción de las pastillas de freno sobre los discos de freno provoca la eliminación gradual de material tanto de la pastilla como del disco de freno. Como resultado, en algún momento se podrán apreciar marcas y grandes arañazos en la zona donde se apoyan las pastillas. Si la suciedad se interpone entre el disco de freno y las pastillas, aparecerán surcos en el disco de freno. Como esto reduce la superficie de contacto con el tiempo, el rendimiento del frenado también disminuye. Si se introduce sal de carretera entre los discos y las pastillas de freno, los discos de freno también pueden corroerse.

Un desgaste irregular indica que la pinza de freno no está bien montada. Como consecuencia de una instalación incorrecta, las pastillas de freno no se asientan de forma plana en los discos de freno cuando se frena y se traduce en vibraciones en el pedal de freno y en el volante.

Si los discos de freno se vuelven azules, se debe a un sobrecalentamiento. Las causas típicas de este sobrecalentamiento suelen ser que las pastillas de freno estén atascadas o que se conduzca con el freno de mano puesto. Los discos de freno azules no representan un desgaste en sí mismos, pero el sobrecalentamiento frecuente llevará tarde o temprano a la necesidad de sustituir los discos de freno.

Disco de freno oxidado
Si el disco de freno está muy oxidado, como en la imagen, se debe cambiar.

Por supuesto, se deben cambiar los discos de freno muy oxidados ya que el óxido hace que el efecto de frenado sea desigual y el vehículo puede derrapar durante una frenada fuerte. Además, los discos de freno muy oxidados pueden acabar rompiéndose.

El fabricante especifica en el propio disco el grado de desgaste tolerable con el valor MIN TH (por “espesor mínimo”), aunque a menudo ya no puede leerse la información debido a la oxidación. Normalmente, el límite de desgaste de los discos de freno es de 2 a 3 mm, para los frenos de tambor el límite es de 1 mm. No se trata del grosor de los frenos, sino del desgaste en sí. La rapidez con la que se alcanza este límite depende sobre todo del estilo de conducción. Se estima que, por término medio, los discos de freno deben sustituirse cada 100.000 a 130.000 km.

Por cierto, en la ITV no se suele medir el grosor de los discos de freno, sino la eficacia de la frenada. Si está por debajo del 58%, el vehículo no pasará la inspección.

Comprar disco de freno
  • Primeras marcas: Brembo, ATE, Ferodo y más
  • Asesoramiento mecánico
  • Compara precios de centenares de vendedores
Encuentra ofertas de disco de freno 

Detectar pastillas de freno desgastadas

Pastillas de freno desgastadas
Se deben cambiar las pastillas de freno desgastadas cuanto antes.

Cuando hablamos de desgaste de las pastillas de freno, normalmente nos referimos a pastillas de freno desgastadas. Además de la inspección visual, el indicador de desgaste de muchos vehículos también informa al conductor de cuándo hay que sustituir las pastillas de freno. Si se cuenta con un indicador de desgaste acústico, el desgaste se expresa mediante un chirrido desagradable. Con un indicador de desgaste electrónico, se ilumina un aviso en la cabina.

El grosor mínimo de las pastillas de freno es de 4 mm. La rapidez con la que se alcanza este límite depende principalmente del estilo de conducción, pero también de la antigüedad del vehículo. Por lo general, las pastillas de freno se cambian al mismo tiempo que los discos de freno y una vez más entre medias, de media cada 30.000 a 60.000 km.

Comprar pastillas de freno
  • Ahorra hasta un 80%
  • Asesoramiento mecánico por email y WhatsApp
  • Compara vendedores y compra en una plataforma
Ver ofertas de pastillas de freno 

Cambiar los discos de freno

Cambio de los discos de freno (instrucciones)

En primer lugar: si nunca has cambiado los frenos, no deberías intentarlo solo, porque el sistema de frenos es demasiado crítico para ello.

Consideraciones

  • Nivel de dificultad: intermedio.
  • ¿Se necesitan herramientas especiales? Sí, caballetes.
  • ¿Es necesaria una plataforma o foso de elevación? No.

Desmontaje de los discos de freno usados

  1. Afloja las tuercas de las ruedas, levanta el coche con un gato y quita las ruedas.
  2. Desconecta el conector del sensor de desgaste, si el coche cuenta con el mismo (¡no dañes el cable!).
  3. Desmonta la pinza de freno.
    • Para ello, afloja los dos tornillos de la pinza de freno y retira con cuidado la pinza de freno.
  4. Retira las pastillas de freno del soporte de la pinza de freno.
    • Dependiendo del modelo de vehículo, también puede haber una pastilla de freno sujeta en el pistón de freno.
  5. Afloja los tornillos del soporte de la pinza de freno con una carraca y retira el soporte.
  6. Afloja el tornillo de sujeción del disco de freno y retira el disco de freno antiguo.

Consejo: para que la pinza de freno no estorbe ni cuelgue suelta en el coche y para que el latiguillo de freno quede aliviado, puedes colgarlo simplemente en el muelle y asegurarlo con una brida.

Cambiar las pastillas de freno usadas

Es una buena idea sustituir las pastillas de freno al mismo tiempo que se cambian los discos de freno. Para ello es necesario seguir los siguientes pasos:

  1. Retira los muelles de sujeción o los pasadores de retención que sujetan la pastilla en el alojamiento de la pinza de freno.
  2. Retira las pastillas del soporte de la pinza.
  3. Inserta las pastillas de freno nuevas y fíjalas con los resortes de sujeción o los pasadores de retención.

Montar discos de freno nuevos

¡Muy importante! Antes de instalar el nuevo disco de freno, elimina los depósitos y el óxido de la rueda para que el nuevo disco pueda quedar plano. Si te saltas este paso, puede afectar en la respuesta del freno cuando se pise el pedal durante la conducción. 

Consejo 

Antes de reajustar la pinza de freno para las nuevas pastillas, comprueba el líquido de frenos: baja el coche, abre el capó y echa un vistazo al depósito de líquido de frenos: Si ya está al máximo, seguramente provocará un desbordamiento si empuja hacia atrás el pistón en la parte inferior de la pinza de freno. Sin embargo, con la ayuda de un paño para cubrir el depósito y una jeringuilla, puedes aspirar fácilmente un poco de líquido y seguir trabajando.

  1. Coloca el disco de freno nuevo y fíjalo con el tornillo de sujeción.
  2. Monta el soporte de la pinza de freno y apriétalo con el par de apriete prescrito.
  3. Empuja hacia atrás el pistón de la pinza de freno.
    En la mayoría de los casos necesitarás un retractor de pistones, pero también puedes utilizar una pinza para bombas de agua. ¿Por qué? Las pastillas de freno nuevas son, por supuesto, más gruesas que las antiguas desgastadas y, por tanto, no encajarían en la posición anterior. Por eso empujamos el pistón de la pinza de freno hacia atrás.
  4. Poner un poco de pasta de freno en las superficies de contacto de las pastillas (evita los chirridos).
  5. Introduce la pastilla de freno interior con el clip en el pistón hasta que encaje de forma audible, si es necesario en su vehículo.
  6. Introduce la pastilla de freno exterior en el soporte de la pinza de freno, vuelve a colocar la pinza de freno, enrosca los dos tornillos y apriétalos según las especificaciones del fabricante.
  7. Si se da el caso: conecta el conector de la pinza de desgaste hasta que encaje de forma audible.
  8. Atornilla las ruedas, coloca el vehículo en el suelo y aprieta las tuercas de las ruedas.

A continuación, deberás prebombear el sistema de frenos. Esto garantiza que las pastillas de freno nuevas encajen con precisión en el disco de freno nuevo y que no pises un espacio vacío al frenar por primera vez. Por último, compruebe el nivel del líquido de frenos y haz un buen rodaje de los frenos del coche.



¿Cuándo hay que cambiar los discos de freno?

Las pastillas de freno alcanzan un kilometraje medio de 40.000 km antes de empezar a perder su capacidad de frenado. Los discos de freno, en cambio, duran 80.000 km y más. En ambos casos, sin embargo, el estilo de conducción juega un papel importante: los frenos son más propensos a desgastarse con un estilo de conducción “deportivo” o con una conducción frecuente con carga. Pero la humedad frecuente o el calor extremo también contribuyen al desgaste. Y, por supuesto, los frenos están sometidos a un mayor esfuerzo en las zonas montañosas que en los terrenos llanos.

Un buen momento para revisar el sistema de frenos es cuando tengas que cambiar las ruedas. Aquí se puede determinar a grandes rasgos, mediante una inspección visual, si hay alguna anomalía en los discos o las pastillas de freno. Si hay señales como las mencionadas anteriormente, se debe revisar el sistema de frenos por una persona cualificada.

Coste de un cambio de disco de freno

Los costes de cambiar los discos de freno varían dependiendo del modelo de tu coche, de si requiere un paquete deportivos o de si el sistema de frenos tiene alguna especificidad. Sin embargo, una calidad razonable no es cara y comienza con las pastillas de freno, incluido el contacto de desgaste, que es posible encontrar a partir de 20 euros por eje. Si tienes unas llantas de aluminio, también tienes la posibilidad de cambiar a las versiones con reducción de polvo de frenado, de modo que el aspecto limpio de las llantas se mantiene durante mucho tiempo después del lavado.

Los discos de freno también están sujetos a fluctuaciones de precio dependiendo del modelo del vehículo y otros requisitos. Sin embargo, podrás encontrar ofertas de disco de freno a partir de 50 euros por eje.

¿Qué hacer con los discos de freno usados?

Muchos talleres aceptan piezas usadas ya que los discos de freno o tambores de freno están hechos de metal ferroso valioso y se eliminan adecuadamente en la chatarra. Dependiendo de su origen o de su contenido en amianto, las pastillas de freno se clasifican como metales ferrosos o residuos peligrosos. Si deseas saber con exactitud, puedes consultar las fichas de datos de seguridad del fabricante o informarte en un punto limpio cercano.

Mantenimiento del sistema de freno: consejos

Entre las cosas a las que tienes que prestar atención para tener los frenos a punto, encontramos el líquido de frenos. Es fundamental que este no sea demasiado viejo ya que es higroscópico y puede perder propiedades con el tiempo. A través de las propiedades higroscópicas, el líquido de frenos absorbe la humedad del aire y durante largos procesos de frenado, como en descensos, el agua del circuito puede empezar a hervir debido a las altas temperaturas y reducir el efecto de frenado a casi cero. El líquido de frenos se encarga de que esto no pase. 

Consejo: cambia el líquido de frenos cada dos años con la inspección técnica. De este modo, se está en el lado seguro en caso de duda y las fugas se detectan a tiempo.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto cuesta cambiar los discos de freno?

Los discos de freno suelen costar entre 20 y 80 euros el par. El precio de unas pastillas de freno nuevas oscila entre 30 y 90 euros por eje. Si se suman los costes de mano de obra y material (posiblemente con un recargo), el coste total de un cambio completo de frenos en los talleres multimarca oscila entre 180 y 390 euros, mientras que en los talleres oficiales puede oscilar fácilmente entre 600 y 900 euros. Si puedes cambiar los discos y las pastillas de freno tú mismo, puedes ahorrar mucho dinero.

Si quieres cambiar tú mismo los discos y pastillas de freno:
Comprar discos de freno »
Comprar pastillas de freno »

¿Puedo cambiar los frenos yo mismo?

Con la experiencia necesaria, puedes cambiar tú mismo los discos y las pastillas de freno y ahorrarte mucho dinero. El cambio dura entre una y tres horas, según el modelo y la experiencia. Pero cuidado: los frenos son relevantes para la seguridad. Si no estás familiarizado con ellos, es mejor que lleves tu coche a un taller especializado. Para ahorrar dinero, al menos en materiales, puedes preguntar si el taller también instalará las piezas del coche que hayas traído. A menudo son mucho más baratos comprarlos en internet que en el taller.

Instrucciones: cambiar los discos de freno »
Comparador de recambios de coche Â»

¿Cuándo debo cambiar los discos de freno?

Los discos de freno deben ser reemplazados a más tardar después de 130.000 km o cuando no se alcanza el grosor mínimo, lo que ocurra primero.

¿Cómo reconocer el desgaste de los discos de freno? »
Comprar discos de freno buena calidad-precio »

¿Deben cambiarse siempre los discos de freno por parejas?

Sí, ya que el desgaste a la izquierda y a la derecha debe ser similar, es una buena idea cambiar los discos de freno eje a eje. Además, se aconseja cambiar el líquido de frenos.

Más información sobre cambio de discos de freno »

¿Cómo reconocer los discos de freno desgastados?

Los discos de freno desgastados presentan arañazos claros donde se apoyan las pastillas. Las manchas de óxido y las muescas claras también indican desgaste. Los síntomas típicos de los discos de freno desgastados son un chirrido los frenos, un tirón perceptible en el pedal de freno y el volante y una disminución de la potencia de frenado.

¿Cómo reconocer el desgaste de los discos de freno? »
Comprar discos de freno buena calidad-precio »

¿Cuándo y con qué frecuencia hay que cambiar las pastillas de freno?

A más tardar, cuando la potencia de frenado disminuye notablemente, se deberán revisar y cambiar los frenos si es necesario. Si los discos de freno deben ser sustituidos de todos modos, las pastillas también deben ser sustituidas al mismo tiempo. Como regla general, las pastillas de freno deben sustituirse cada 30.000 a 60.000 km.

Comparar precios de pastillas de freno »

¿Cómo se reconocen las pastillas de freno desgastadas?

Al igual que los discos de freno desgastados, las pastillas de freno desgastadas también se notan por el ruido de los frenos, las sacudidas del pedal de freno y del volante, y la reducción del rendimiento de los frenos. La forma más fácil de comprobar las pastillas de freno es medir su grosor. Si están por encima del grosor mínimo, que suele ser de 4 mm, no es necesario sustituir las pastillas. Sin embargo, si se deben cambiar los discos de bueno, es una buena idea reemplazar también las pastillas. Muchos coches también tienen indicadores de desgaste que señalan cuando las pastillas de freno necesitan ser reemplazadas, ya sea con un chirrido o con una advertencia en la cabina.

¿Cómo reconocer el desgaste de las pastillas de freno? »
Comparar precios de pastillas de freno »

¿Deben cambiarse al mismo tiempo los discos y las pastillas de freno?

Sí, se tiene que trabajar con el sistema de frenos de todos modos para cambiar los discos de freno, por lo que es posible cambiar las pastillas de freno al mismo tiempo.

Consejos para cambiar los discos de freno »

¿Tengo que retraer los frenos después de cambiar los discos de freno?

Sí, los nuevos discos y pastillas de freno deben ser retraídos para que las dos partes puedan adaptarse entre sí. Esto evita cargas desiguales.

¿Hay que rodar los frenos después de cambiar los discos de freno?

Sí, los nuevos discos y pastillas de freno deben ser rodados (frenados) para que las dos partes se adapten entre sí. Así se evita que la carga sea desigual.

Consejos para un buen rodaje de frenos »

¿Debo cambiar el líquido de frenos cuando cambie los discos de freno?

Sí. Aquí tienes consejos para comprar líquido de frenos.


Exención de responsabilidad:

DAPARTO no será responsable de ninguna pérdida, lesión o daño a la propiedad que surja durante el proceso de reparación o reemplazo como resultado del mal uso o mala interpretación de la información proporcionada.

La información es solo para fines informativos y no puede reemplazar a un especialista. DAPARTO no se hace responsable del uso incorrecto o peligroso de equipos, herramientas y repuestos. DAPARTO recomienda que todas las reparaciones se lleven a cabo con cuidado y de acuerdo con todas las normas de seguridad.


4.7÷5 – (14 votos)