El carnet de conducir para personas con discapacidad

Carnet de conducir para personas con discapacidad: un conductor utiliza un pomo de volante.

Para mucha gente, el permiso de conducir significa flexibilidad y libertad. La obtención del carnet no solo es necesaria para optar a determinados puestos de trabajo, sino que también te permite una mayor movilidad en el día a día. A las personas con discapacidad les puede surgir la pregunta de si necesitan realizar trámites adicionales o cumplir con algún requisito específico para poder obtener el permiso de conducir. En España, salvo en caso excepcionales, todos los mayores de edad tienen derecho a poder sacarse el carnet de conducir. Sin embargo, antes hay que asegurarse de que el tipo de discapacidad no limite la conducción.

En este artículo te contamos qué trámites debes realizar si tienes una discapacidad y quieres sacarte el permiso de conducir, qué hacer para mantener el carnet si te sobreviene una discapacidad y cómo tener acceso a una plaza de estacionamiento para conductores con discapacidad.

Requisitos para obtener el carnet de conducir

Para las personas con discapacidad, el camino para obtener el carnet de conducir empieza antes de acudir a la autoescuela. Aunque el examen teórico y el práctico son iguales para todo el mundo, quien quiera sacarse el carnet y tenga una discapacidad deberá acudir previamente a un Centro de Reconocimiento de Conductores autorizado. Allí, el interesado deberá pasar un reconocimiento para poder evaluar si es apto para poder sacarse el permiso de conducir.

Fruto de este reconocimiento, el centro elabora un informe que puede concluir con uno de los siguientes resultados:

  • Apto sin condiciones restrictivas: el interesado puede iniciar la formación en la autoescuela sin tener que cumplir con ningún otro requerimiento especial, ya que la discapacidad no impide el manejo normal de los mandos y pedales del vehículo.
  • Apto con condiciones restrictivas: en este caso, la persona interesada deberá realizar tanto la formación como el examen práctico con un vehículo adaptado según las especificaciones del informe. Antes, el interesado tendrá que acudir a una Jefatura u Oficina de Tráfico, donde verificarán las adaptaciones y, en caso de ser necesario, solicitarán informes y pruebas complementarias.
  • No apto: debido al grado y/o tipo de discapacidad, la persona interesada no puede optar a sacarse el carnet de conducir. En este caso, se puede acudir a una Jefatura Provincial de Tráfico para que el resultado del informe sea contrastado por las autoridades sanitarias.

Una vez obtenido el permiso de conducir, en el carnet deberá constar tanto el tipo de discapacidad como las adaptaciones que debe tener el vehículo. Además, dependiendo de estos factores, las autoridades de tráfico pueden establecer límites de velocidad más estrictos para el conductor en cuestión.

Atención: Las adaptaciones requeridas en el vehículo deben hacerse en talleres autorizados, estar homologadas y tener la ITV al día.

Una persona con discapacidad pasa un reconocimiento médico para poder optar al permiso de conducir.

Autoescuelas con coches adaptados: encontrar la adecuada y alternativas

Una vez obtenida la aprobación para poder sacarse el carnet de conducir, el siguiente paso es buscar la autoescuela adecuada. Para ello, es importante que el centro de formación esté preparado para atender las necesidades específicas de las personas con discapacidad. Lo primero y más relevante es que la autoescuela disponga de un vehículo adaptado que se ajuste a las necesidades del futuro alumno. Esto puede ir desde tener cambio automático hasta que el automóvil esté completamente adaptado para los usuarios de silla de ruedas. Para saber si disponer de un vehículo adecuado es posible, es necesario contactar previamente con la autoescuela en cuestión.

Otra opción es la de hacer las clases y el examen práctico con un coche privado que aporte el alumno y que ya esté adaptado a su discapacidad según lo establecido en el informe validado por Tráfico. El vehículo, además, deberá estar provisto de un doble espejo retrovisor interior, dos retrovisores exteriores (uno a cada lado) y dobles pedales de freno y acelerador. Por supuesto, las adaptaciones realizadas en el automóvil deberán estar convenientemente homologadas y con la ITV al día.

Consejo: Para facilitar la búsqueda de un centro de formación, la Fundación ONCE ha elaborado un listado de autoescuelas que cuentan con vehículos adaptados para personas con discapacidad.

Costes y ayudas para sacarse el carnet de conducir

Los costes de la formación para la obtención del carnet de conducir dependen de varios factores y pueden diferir considerablemente entre distintos centros y regiones. Aun así, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), quien quiera sacarse el permiso de conducir en España deberá pagar, de media, entre 665 € y 1482 €. Además, las personas con discapacidad deberán contar con los costes adicionales del informe previo del Centro de Formación de Conductores.

En cuanto a las ayudas económicas, no hay ninguna a nivel estatal destinada a las personas con discapacidad que quieran sacarse el carnet de conducir. Sin embargo, cada comunidad autónoma puede ofrecer ayudas al respecto, ya sea de forma puntual o periódica. Poder optar a dichas ayudas dependerá principalmente del tipo y el grado de discapacidad.

Un conductor usuario de silla de ruedas se prepara para acceder a su vehículo.

Conservar el permiso de conducir después de la discapacidad

En algunos casos, la discapacidad sobreviene cuando ya tenemos el carnet de conducir, ya sea debido a un accidente o a una enfermedad. Si ocurre esto, el conductor debe acudir a un Centro de Reconocimiento de Conductores para que le hagan un reconocimiento médico. Como resultado de este proceso, se obtiene un informe que determinará si el interesado es apto para seguir conduciendo.

Si el informe concluye que es apto sin condiciones restrictivas, el conductor podrá seguir conduciendo como hasta entonces. En caso de que el resultado sea apto con condiciones restrictivas, el conductor deberá realizar las adaptaciones que determine el informe en su vehículo para poder seguir conduciéndolo. En algunos casos, también deberá superar una prueba práctica. Además, el carnet deberá renovarse para que conste en él el tipo de discapacidad y las adaptaciones necesarias para el vehículo. Finalmente, si el informe concluye con un no apto, el interesado podrá solicitar que el resultado sea contrastado por las autoridades sanitarias.

Aparcamiento para conductores con discapacidad

Encontrar una plaza de aparcamiento suele ser complicado, sobre todo en las grandes ciudades. Las personas con discapacidad, además, dependen de las distancias cortas y, por tanto, necesitan un sitio para aparcar que esté cerca de su hogar o lugar de trabajo. Las plazas de aparcamiento especiales para personas con discapacidad son más grandes que las convencionales, están señalizadas con el símbolo de la silla de ruedas y suelen estar situadas cerca de accesos a servicios y edificios públicos. Además, por ley se debe contar con una plaza de este tipo por cada 40 plazas de aparcamiento estándar.

Para poder hacer uso de estas plazas de aparcamiento especiales, se necesita la tarjeta europea de estacionamiento para personas con discapacidad, común en toda la UE. La tarjeta, reconocible por su color azul, se puede solicitar al ayuntamiento de referencia y pueden optar a ella aquellas personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33%. Una vez obtenida, la tarjeta se debe colocar en una parte visible en el interior del vehículo. Su uso es personal e intransferible, y además de dar derecho a utilizar las plazas de estacionamiento para personas con discapacidad, también permite beneficiarse de descuentos en aparcamientos de pago.

Consejo: Dependiendo de la disponibilidad de plazas especiales en cada municipio, las personas con discapacidad pueden solicitar la reserva de una plaza para uso personal cerca del domicilio o del lugar de trabajo. Una vez aceptada la solicitud, la plaza se señalizará con el número de matrícula del vehículo y será de uso exclusivo para la persona titular.

Conclusión

Las personas con discapacidad no deben verse disuadidas de obtener el permiso de conducir. Conociendo los pasos a seguir y aprovechando las ayudas existentes, el camino es más fácil de lo esperable. Después de obtener el informe favorable, empieza el proceso de buscar la autoescuela adecuada, la cual deberá contar con un vehículo adaptado para la formación y el examen práctico. Por lo general, los centros de formación que cuentan con coches adaptados también tienen la preparación y la experiencia necesarias para atenderte con todas las garantías.

Fuentes de las imágenes

iStock​.com/​k​a​li9
iStock​.com/​P​e​o​p​l​e​I​m​a​ges
iStock​.com/​K​a​t​a​r​z​y​n​a​B​i​a​l​a​s​i​e​w​icz

4.8÷5 – (5 votos)