Embrague roto: ¿cómo averiguarlo?

Si el coche no responde correctamente al acelerar, te resulta difícil cambiar de marcha y/o el cambio de marchas se atasca habitualmente, podría ser que el embrague esté gastado o defectuoso. ¿Cómo puedes comprobarlo? ¿Es peligroso conducir cuando el embrague está roto?

Señales de un embrague roto

En primer lugar, debes saber qué función tiene el embrague. Para poder arrancar o cambiar de marcha, es necesario desconectar brevemente la fuerza de rotación del motor de la transmisión y volver a conectarla después de cambiar de marcha. El conductor realiza esta separación y conexión pisando primero el pedal del embrague para arrancar o cambiar de marcha y luego lo suelta lentamente de nuevo. Si el embrague está roto, gastado o mal ajustado, esta sincronización motor-transmisión no funcionará correctamente. Los efectos no sólo son molestos, sino que también suponen un peligro para la seguridad en el vehículo. Por esta razón, si se presentan indicios de un embrague gastado o roto, hay que tomárselo muy en serio.

Si algo va mal en el embrague, se puede reconocer por los siguientes síntomas:

  • El embrague patina: sueltas el embrague, suben las revoluciones, pero el coche no coge el gas.
  • El embrague suena como una lija: cuando se suelta el pedal, se oyen chirridos en el embrague, que desaparecen después de unos segundos.
  • El cambio de marcha es muy duro: las marchas entran solo mucha fuerza o hay ruidos de chasquido, de sonido metálico.
  • El embrague llega tarde: al soltar el pedal del embrague, el pedal debe estar más cerca de su punto de partida (es decir, más cerca de la carrocería) hasta que el coche acelera de nuevo.
  • El embrague se suelta al arrancar: el embrague pierde el agarre de vez en cuando (más precisamente: el disco del embrague pierde el agarre con el disco de presión).

Si se dan una o más señales de las indicadas anteriormente, no tardes en inspeccionar tu coche.

Partes de un embrague en detalle
Un conjunto de embrague consiste en un plato de presión, un disco de embrague y un cojinete de desembrague.

Así puedes testear el embrague

Puedes comprobar fácilmente el estado del embrague de tu coche:

  • Busca un lugar tranquilo, por ejemplo un aparcamiento vacío.
  • Pon el freno de mano y mete la marcha más alta.
  • Acelera con cuidado y suelta lentamente el pedal de embrague.

Si el motor se detiene, la transmisión del embrague funciona y probablemente esté bien. Pero si el coche no se detiene, el embrague resbala o se oyen los ruidos de rechinar o hay tirones del pedal de embrague (“plucks”), es seguro que hay un problema con el embrague, por ejemplo:

  • Los componentes del embrague, como el disco de embrague, el plato de presión o el cojinete de desembrague están gastados debido al desgaste normal. Se deberán cambiar.
  • Se deben cambiar individuales importantes como el resorte de torsión están rotas y el juego de embrague.
  • El cable del embrague se ha aflojado o tiene demasiado juego. Esto puede ser corregido con poco esfuerzo.

La vida útil del embrague depende del estilo de conducción

Hay errores en la conducción que influyen en el desgaste de las piezas individuales del embrague. A menudo, muchos de estos los hacemos inconscientemente:

  • No pisas el pedal de embrague del todo al cambiar de marcha. Resultado: el embrague no se separa correctamente.
  • Mantienes presionado el pedal de embrague con el semáforo en rojo, en vez de poner punto muerto.
  • Cuando se conduce, presionas ligeramente el pedal del embrague de manera constante.
  • Cuando cambias de marcha presionas el acelerador en un momento inadecuado.

¿Cuánto cuesta reparar el embrague?

Un kit de embrague nuevo cuesta entre 80 y 400 euros dependiendo del modelo de vehículo. Por el cambio en el taller se suele cobrar entre 200 y 500 euros. Si sólo se ha roto el cable del embrague, saldrá mucho más barato: unos 30 euros por el cable y otros 30 a 50 euros por la mano de obra en el taller. Si el cable está simplemente suelto, el ajuste cuesta unos 10 a 15 euros. Si tienes los conocimientos necesarios, también puedes hacer la reparación tú mismo, pero necesitarás una plataforma elevadora y herramientas especiales. En algunos casos ayuda purgar el embrague.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las señales de un embrague roto?

El embrague resbala o rechina, está rígido (no se separa correctamente), llega tarde o se suelta al acoplarse.

Chirridos en el embrague, ¿cuál puede ser la razón?

Si el embrague chirría, traquetea o silba, puede ser porque el pedal del embrague o el cojinete de desembrague no están suficientemente lubricados con grasa. Las piezas sueltas o dañadas también pueden causar ruido.

¿Es posible revisar y reparar el embrague sin ayuda de nadie?

Sí, probarlo es fácil, pero la reparación requiere conocimientos y equipo especial.

¿Qué debo hacer si el embrague se retrasa o no se separa correctamente?

A veces ayuda purgar o sangrar el embrague. Si los fallos se deben al desgaste, se debe cambiar el kit de embrague. Si solo se ha aflojado el cable del embrague, a menudo basta con reajustarlo o sustituirlo a un precio razonable.

¿Cuánto cuesta cambiar el embrague?

En el taller, el intercambio con la pieza de repuesto cuesta entre 280 y 900 euros, dependiendo del modelo de vehículo y las horas de trabajo.

¿Por que hay sacudidas en el pedal de embrague?

Si el pedal de embrague se sacude al arrancar, entonces el sistema de liberación esté probablemente roto. En este caso el se debe cambiar juego de embrague.


Solicitar un recambio compatible

¿Necesitas un recambio?

Desde DAPARTO, el comparador de recambios, te enviaremos un email con una oferta de los repuestos que necesitas. Este es un servicio gratuito y sin compromiso de compra.


Exención de responsabilidad:

DAPARTO no será responsable de ninguna pérdida, lesión o daño a la propiedad que surja durante el proceso de reparación o reemplazo como resultado del mal uso o mala interpretación de la información proporcionada.

La información es solo para fines informativos y no puede reemplazar a un especialista. DAPARTO no se hace responsable del uso incorrecto o peligroso de equipos, herramientas y repuestos. DAPARTO recomienda que todas las reparaciones se lleven a cabo con cuidado y de acuerdo con todas las normas de seguridad.