Humo de color en el tubo de escape: blanco, azul y negro.

De vez en cuando te habrás cruzado en la carretera con otros conductores cuyos coches echaban un humo de color por el tubo de escape de mal olor. Te explicamos qué significa este coche, cuáles pueden ser las causas y por qué incluso, un tubo de escape nuevo puede echar humo con mal olor. 

Señales de advertencia en los gases de escape

En un motor de combustión, ya sea de diesel o gasolina, el combustible se quema en el motor. El combustible se comprime a alta presión y, junto con el aire, explosiona para poner en movimiento los pistones. Este movimiento se transfiere posteriormente al tren de tracción del coche. Durante este proceso proceso requiere diferentes fluidos y diferentes juntas. En caso de un defecto, las partículas de polvo y la suciedad pueden contaminar los gases de escape y así llegar al aire.

Si todo está en orden, los gases de escape apenas son visibles a través del tubo de escape. Sin embargo, si salen del tubo de escape humo blanco, azul o negro, probablemente nos estemos enfrentando a una avería.

Color del humo del tubo de escapePosible causa
BlancoPresencia de agua o mucha humedad en el conducto de escape
Azulado a azulEl aceite pasa a las cámaras de combustión
NegroUna mezcla de aire y combustible demasiado “rica”, es decir, demasiado combustible.

Humo blanco del tubo de escape

Tubo de escape con humo blanco
El humo blanco indica una alta humedad en el tubo de escape.

Si sale humo blanco del escape, se debe a un aumento de la humedad en el sistema de escape. En invierno, casi todos los vehículos emiten humo blanco a través del tubo de escape durante el proceso de arranque, porque la humedad del aire se acumula en el tubo al enfriarse después del último viaje. Tan pronto como los gases de escape calientes han secado el sistema de escape, el humo blanco despararece bastante rápido.

Sin embargo, si el vehículo sigue emitiendo humo blanquecino incluso después de un largo viaje, se debe echar un ojo. La causa se encuentra probablemente en la transición entre la cámara de combustión y el sistema de refrigeración: la junta de la culata. A menudo a través de la junta de la culata es la única manera de que el agua entre en las cámaras de combustión. El sistema de refrigeración tiene la tarea de lavar permanentemente el motor con refrigerante. Si la junta de la culata tiene fugas, el refrigerante entra en el proceso de combustión y la presión del motor entra en el sistema de refrigeración. Puedes comprobar una avería en la junta de culata de la siguiente manera:

  • Apaga el motor.
  • Revisa la manguera de agua más grande para ver si hay presión. Una presión alta indica un defecto en el sistema de refrigeración.
  • Deja que el motor se enfríe para que la presión del sistema de refrigeración disminuya.
  • Abre la tapa del tanque de expansión con cuidado (¡Atención, hay riesgo de quemaduras!).
  • Llena el depósito con refrigerante si es necesario.
  • Pon en marcha el motor con el tanque de expansión o el radiador abierto.
  • Vigila el agua del depósito de compensación. Si tras de arrancar el motor se observa la aparición burbujas en el tanque de expansión, la junta de la culata está dañada y esta se debe cambiar. El coste en un taller oficial se sitúa entre 600 y 1.500 euros.

Importante: los motores se calientan mucho (¡hay un peligro de quemaduras!). Por lo tanto, deberás abrir la tapa del tanque de expansión con mucho cuidado. Si silba al abrirse, la presión se reduce y el aire caliente se escapa (como en una olla a presión). Solo se debe retirar la tapa cuando ya no haya un silbido.

Humo azul del tubo de escape

Tubo de escape con humo azul
El humo azul puede tener varias causas, como un nivel de aceite excesivo.

La presencia de humo azul en el tubo de escape puede tener varias causas y es difícil aislarlas fácilmente. Las causas clásicas pueden ser el exceso de aceite, daños en los anillos del pistón, en las juntas del vástago de la válvula o en la junta de la culata.

Nivel de aceite

En caso de que salga humo de escape azul, se debe comprobar el nivel de aceite. Si se encuentra por encima del máximo de la varilla indicadora o de lo que muestra el ordenador de viaje, ya has localizado la causa. En este caso, se deben cambiar el aceite y el filtro de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Consejo: después de aparcar el coche, espera unos minutos antes de comprobar el nivel de aceite para que el aceite pueda bajar. También deberás estacionar el coche en una superficie plana. De lo contrario, el nivel de aceite puede parecer demasiado bajo y es posible que tengas que verter más aceite aunque haya suficiente.

Aros de pistón defectuosos

Los anillos de pistón defectuosos pueden tener consecuencias de gran alcance. Estos encargan de varias tareas a la vez: sellan el espacio de trabajo entre el pistón y la pared del cilindro, disipan el calor en los pistones y dosifican el aceite necesario para lubricar los pistones y asegurar el buen funcionamiento del cilindro. Si este aceite entra en la cámara de combustión, puede provocar la combustión del mismo y daños en las válvulas e inyectores, ya que se puede formar el llamado carbón de aceite y asentarse en las cámaras de combustión. Si no se toman medidas a tiempo, en el peor de los casos existe el riesgo de agarrotamiento del pistón con todo tipo de daños en la biela y el cigüeñal. En este caso, no podrás evitar una revisión completa del motor.

Sin embargo, se pueden prevenir estos problemas mediante una intervención oportuna. Una prueba de compresión es muy barata y se ofrece en casi todos los talleres. El probador se enrosca sobre las roscas de la bujía, comprueba la presión interna del cilindro y permite sacar conclusiones sobre los anillos de pistón dañados. Cambiar los anillos del pistón no es precisamente barato con 1.200−2.400 euros, pero aún así es más barato que un ataque de pistón.

Junta de culata

Si todo está en orden con el nivel de aceite y la prueba de compresión, el siguiente sospechoso es la junta de la culata. Como ya se ha mencionado, es la interfaz entre el sistema de refrigeración y el circuito de aceite, y el refrigerante puede entrar en el circuito de aceite. Una mirada bajo el tapón de llenado de aceite de su motor te lo mostrará: ¿se ha formado una espuma marrón y blanca en el aceite? Si es así, la junta de la culata está defectuosa. Al mismo tiempo, también puedes comprobar si hay aceite en el tanque de expansión del refrigerante y si la mezcla allí es marrón.

Anillo de junta, vástago de válvula

Finalmente, los anillos de a junta del vástago de la válvula pueden causar el humo azul que sale del tubo de escape. Las pequeñas juntas en forma de anillo están diseñadas para sellar las válvulas y evitar que el aceite del motor entre en las cámaras de combustión. Cambiar los sellos del vástago de la válvula requiere experiencia y conocimientos. Dependiendo del vehículo, también se utilizan diversas herramientas especiales, ya que los sellos de los vehículos modernos son a veces muy difíciles de acceder y se tienen que retirar muchas partes del motor. Debido a que este trabajo requiere mucho tiempo, todos los sellos del vástago de la válvula de un motor suelen cambiarse al mismo tiempo (partida de gastos: de 400a 1.600 euros en un taller oficial).

En principio, hay dos métodos de reparación: o bien el taller dispone de herramientas especiales para sustituir las juntas de la culata instalada o bien se debe retirar la culata por completo. En este caso, se debe reemplazar la junta de la culata y otras juntas si es necesario al mismo tiempo. Como este trabajo es complicado y lleva mucho tiempo, alrededor del 90% de los costes totales se contabilizan como mano de obra.

Humo negro del tubo de escape

Tubo de escape con humo negro
Si los gases de escape tienen esta pinta, debes conducir urgentemente al taller más cercano. Probablemente sea la sonda lambda, las bujías o el sistema de gestión del motor.

Ten cuidado porque la presencia de humo negro te puede acarrear una multa. ¿Qué lo causa? En su mayoría son componentes electrónicos que, debido a una avería, hacen que la gasolina o el diesel ya no se queme de forma completamente limpia y termine como hollín negro y espeso. Ejemplos típicos son la sonda Lambda (en otro artículo te explicamos cómo comprobar y cambiar la sonda Lambda), las bujías o errores en el sistema de gestión del motor (encendido desalineado). Estos fallos ocurren con frecuencia y pueden ser fácilmente identificados y solucionados a buen precio durante una visita al taller.

El tubo de escape nuevo huele mal

Si se ha instalado un nuevo escape, es posible que durante los primeros viajes emita olores fuertes o algo de humo. En la mayoría de los casos esto es normal ya que es la primera vez que el tubo de escape y sus materiales aislantes o las juntas se encuentran a altas temperaturas. Esto causa la evaporación o desgasificación, lo que explica el olor. El olor debería desaparecer después de algún tiempo.

Pero si todavía huele fuerte después de un tiempo más largo, deberías mirarlo más de cerca. ¿Se han tratado los bajos del coche con sellador o cera? Tal vez el escape fue rociado y la capa protectora comienza a oler debido al calor originado mientras se conduce. ¿El escape está bien asentado? Puede que esté montado demasiado cerca del chasis. ¿Las gomas de retención están en los lugares correctos? Aquí una mirada bajo el coche te puede despejar dudas. Con unos pocos movimientos de la mano (¡siempre y cuando el escape refrigerado!) y con la ayuda de herramientas, el sistema de escape se posiciona correctamente.

Preguntas frecuentes

¿Qué colores del humo de escape indican que hay una avería?

Las señales de advertencia típicas de los gases de escape son el humo blanco, azul y negro.

¿Por qué sale humo blanco del tubo de escape?

El humo blanco se produce por una humedad excesiva durante proceso de combustión o por la presencia de agua en el tubo de escape.

¿Por qué sale humo azul del tubo de escape?

El humo azul indica que se está quemando aceite. Esto puede ser causado por demasiado aceite, anillos de pistón dañados, sellos de vástago de válvula defectuosos o incluso una junta de culata quemada.

¿Por qué sale humo negro del tubo de escape?

En la mayoría de los casos, son los componentes electrónicos los que, debido a una avería, hacen que el combustible no se queme de forma completamente limpia y se libere al medio ambiente como hollín negro y espeso. Ejemplos típicos son la sonda lambda, las bujías o los fallos en el sistema de gestión del motor (encendido mal alineado).

¿Por qué huele mal el tubo de escape nuevo?

El escape y sus revestimientos, los materiales de aislamiento, los conductos de alimentación con las abrazaderas o las juntas se calientan por primera vez. Esto causa la evaporación o desgasificación, lo que explica el olor.


Solicitar un recambio compatible

¿Necesitas un recambio?

Desde DAPARTO, el comparador de recambios, te enviaremos un email con una oferta de los repuestos que necesitas. Este es un servicio gratuito y sin compromiso de compra.


Exención de responsabilidad:

DAPARTO no será responsable de ninguna pérdida, lesión o daño a la propiedad que surja durante el proceso de reparación o reemplazo como resultado del mal uso o mala interpretación de la información proporcionada.

La información es solo para fines informativos y no puede reemplazar a un especialista. DAPARTO no se hace responsable del uso incorrecto o peligroso de equipos, herramientas y repuestos. DAPARTO recomienda que todas las reparaciones se lleven a cabo con cuidado y de acuerdo con todas las normas de seguridad.