Guía de movilidad y transporte para personas con discapacidad

Transporte adaptado para personas con movilidad reducida: un usuario de silla de ruedas accede a su vehículo.

Mucha gente disfruta de la movilidad sin darse cuenta. Ya sea cogiendo el autobús para ir al colegio, conduciendo el coche para ir a comprar o tomando el tren para ir a visitar a unos amigos, la movilidad nos conecta y nos facilita desarrollar nuestra vida laboral, social y de ocio. Sin embargo, la movilidad puede llegar a representar todo un reto para las personas con discapacidad, quienes suelen depender de unas determinadas infraestructuras y condiciones para poder realizar sus desplazamientos.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en España hay 3,85 millones de personas con discapacidad, cerca de un 9% de la población total. Existen distintos grados y tipos de discapacidad. Las discapacidades relacionadas con la movilidad son las más comunes, un 67% del total. También pueden ser muy variadas las causas que provocan las discapacidades, siendo los problemas en huesos y articulaciones, con un 42% de los casos, los más habituales.

Muchas de estas personas con discapacidad se enfrentan cada día a distintos retos, especialmente cuando se trata de desplazarse con algún medio de transporte. Las personas usuarias de silla de ruedas, por ejemplo, no pueden conducir cualquier coche, lo cual supone un problema, por ejemplo, al buscar una autoescuela para sacarse el carnet de conducir.

Aunque todavía queda mucho por hacer, gracias a los modernos dispositivos de ayuda, a la adaptación de vehículos y a los esfuerzos por hacer un transporte público más accesible, las personas con discapacidad disponen de varias opciones para poder desplazarse y viajar de forma segura y confortable. Estas opciones de movilidad suponen libertad e independencia a la hora de realizar acciones tan cotidianas como ir a trabajar o ir a la universidad. Las visitas al médico, las escapadas de fin de semana o los viajes vacacionales también resultan más sencillos si se tiene un coche propio adaptado o se puede usar el transporte público sin dificultades.

En esta guía sobre movilidad y discapacidad te explicamos los pasos a seguir para sacarse el carnet de conducir si se tiene una discapacidad, te mostramos qué posibilidades existen para adaptar un vehículo y te contamos qué subvenciones y ayudas económicas hay para las personas con discapacidad. También te presentamos qué otras opciones de movilidad existen aparte del coche privado.


Un conductor hace uso de un pomo de volante para conducir su vehículo.

El carnet de conducir para personas con discapacidad

Tener una discapacidad no tiene por qué ser un impedimento para obtener el permiso de conducir. Sin embargo, es necesario conocer qué pasos deben seguir las personas con discapacidad para poder optar a sacarse el carnet: desde el reconocimiento médico previo hasta encontrar una autoescuela que cuente con vehículos adaptados y personal especializado, pasando por el coste económico de todo el proceso. Además de explicarte todo lo que debes saber para convertirte oficialmente en conductor, en este artículo también te contamos qué opciones de aparcamiento tienes una vez hayas obtenido el carnet.


Adaptación de vehículos: requisitos y posibilidades

En muchos casos, los conductores con discapacidad no pueden conducir los vehículos convencionales. Aun así, es posible instalar distintos dispositivos y sistemas de ayuda en el automóvil para adaptarlo a las necesidades físicas de la persona con discapacidad que lo vaya a conducir. Existen talleres especializados en este tipo de adaptaciones que pueden asesorarte debidamente y realizar las conversiones necesarias en tu vehículo, algunas de las cuales pueden ser plenamente personalizadas. Los vehículos adaptados deben estar debidamente homologados y tienen que pasar la ITV para certificar que cumplen con la normativa vigente. Aquí te explicamos qué debes tener en cuenta y qué tipo de adaptaciones se pueden llevar a cabo en un vehículo. En este PDF descargable, además, encontrarás un listado con algunos talleres especializados en la adaptación de vehículos.

  Transporte para personas con movilidad reducida: un coche adaptado con un distintivo de estacionamiento para personas con discapacidad.

Las personas con discapacidad pueden beneficiarse de varios descuentos en la compra de vehículos.

Ayudas para la compra de un coche

Tener un coche propio significa flexibilidad e independencia, pero para mucha gente también supone un esfuerzo económico. Además, muchos conductores con discapacidad deben invertir algo más de dinero para realizar las adaptaciones a su vehículo para poderlo conducir. Por ello, las personas con discapacidad tienen exenciones y reducciones de impuestos al comprar un vehículo. Además, algunos fabricantes de vehículos también ofrecen descuentos en la compra de un coche nuevo. En este artículo te contamos en qué consisten estas ayudas económicas, para que tu próximo vehículo te resulte un poco más económico.


Opciones de movilidad alternativas al coche

No todas las personas con discapacidad pueden permitirse comprar un coche o, simplemente, conducir uno. Por ello, muchos dependen de otras opciones de movilidad, como el transporte público o los servicios de transporte especial adaptado. Sin embargo, para poder utilizar estos medios de transporte con total seguridad y en igualdad de condiciones con el resto de usuarios, es imprescindible que sean plenamente accesibles. En este artículo te contamos qué alternativas al coche privado tienen las personas con discapacidad para sus desplazamientos y qué descuentos existen en España para hacer uso de ellos.

Las rampas facilitan el acceso al bus y al tren.

PDF descargable y gratuito

En este PDF encontrarás un resumen con lo más importante de esta guía sobre discapacidad y movilidad.

Fuentes de las imágenes

iStock​.com/​d​i​d​e​s​i​g​n​021
iStock​.com/​k​a​li9
iStock​.com/​W​i​l​l​o​w​pix
iStock​.com/​P​h​o​t​o​g​r​a​f​eus
iStock​.com/​S​c​a​c​c​i​a​m​o​s​che

4.7÷5 – (6 votos)