Sellar el tubo de escape: instrucciones paso a paso

¿Has notado que tu coche ha empezado a sonar como un coche rally y no sabes por qué? Es posible que sea el tubo de escape. Te mostramos cómo reconocer un escape defectuoso. También te damos consejos y trucos para una reparación temporal de emergencia, así como para una solución permanente.

¿Cómo reconocer una fuga de gas en el tubo de escape?

Los síntomas típicos de un escape defectuoso son ruidos de traqueteo y estruendo del tubo. También se observa un aumento del consumo de combustible y pérdida de potencia del motor.

¿Por qué se producen fugas en el tubo de escape?

Con el paso de los años y el desarrollo de la ingeniería de la automoción, el tubo escape ha asumido tareas para la purificación de los gases de escape. Al principio, su tarea era únicamente expulsar los gases de escape emitidos durante la combustión y contener el ruido generado en el proceso. Hoy en día, se suma la conversión de contaminantes y el filtrado de partículas. Por lo tanto, un sistema de escape moderno es una parte integral del sistema de admisión y combustión.

Desde un punto de vista técnico, el sistema de escape consiste en un compuesto de tubos entrelazados. El flujo de gases de escape en nuestros sistemas de escape pasa por las siguientes estaciones en su camino hacia el exterior:

  • Codo o codo catalizador
  • Tubo en Y
  • Tubo flexible
  • Catalizador
  • Filtro de partículas diesel (DPF)
  • Tubo central
  • Silenciador central
  • Silenciador trasero
  • Pieza final o placa de orificio

El escape y sus elementos de conexión siempre están sujetos a un fuerte desgaste debido al material de fabricación, las diferencias de temperatura que se registran, su posición en los bajos del coche y su uso. La razón principal de averías en el tubo de escape es la corrosión, que puede ser causada por la alternancia de frío y calor o por el estrés químico y mecánico causado por las astillas de piedra y la sal para carreteras.

Especialmente después del invierno, es posible reconocer averías en el escape en los soportes del tubo de escape, en otros tubos y en abrazaderas o elementos de conexión. En estos elementos se pueden dar fugas, sellajes defectuosos o incluso agujeros oxidados en los que se forman puntos negros por donde se escapan los gases de escape y se deposita el hollín. 

Las vibraciones inusuales de tu coche también pueden indicar un tubo de escape con fugas. Además, suele ser perceptible acústicamente si se oye un rugido o traqueteo creciente cuando se producen fugas más grandes. Ten en cuenta que los gases de escape también pueden entrar en el habitáculo o que el óxido de la fuga puede ser tan fuerte que acaben cayendo elementos enteros de tu sistema de escape cuando conduces.



¿Qué hacer en caso de una fuga en el tubo de escape?

Sellar el tubo de escape: las soluciones rápidas

Un mecánico tiene en la mano pasta para parchear el escape

Un método bastante simple y barato para reparar pequeñas fugas en el tubo de escape es la pasta de reparación de escapes (por ejemplo, esta pasta de reparación de escapes de Liqui Moly). Es resistente al calor y se puede trabajar bien para parchear un agujero en el tubo de escape.

Otra opción para el sellado temporal es la silicona de alta temperatura como compuesto sellador que puede soportar temperaturas de 350 °C y más. Una ventaja de este compuesto de sellado es su aplicación flexible, ya que nivela las irregularidades y amortigua las bajas vibraciones en los componentes conectados. La silicona de alta temperatura se seca rápidamente, no se agrieta, ni se vuelve quebradiza.

Un consejo: muchos fabricantes ofrecen juegos completos para el sellado de los gases de escape, en los que, dependiendo del fabricante, se pueden incluir al mismo tiempo cepillos de alambre, vendas, compuesto de sellado y muchos elementos más.

Consideraciones:

  • Nivel de dificultad: sencillo
  • ¿Se necesitan herramientas especiales? No.
  • ¿Es necesaria una plataforma o foso de elevación? Sí, es posible que una plataforma elevadora o foso.

Instrucciones

Los pasos a seguir para una rápida y barata reparación con pasta de montaje o silicona de alta temperatura son:

  1. Coloca tu coche sobre un foso o elévalo con una plataforma elevadora.
  2. Si es necesario, deja que el coche se enfríe.
  3. Quita las pinzas y el conector del tubo (si es necesario).
  4. Quita la suciedad gruesa, el hollín o restos de tierra con un cepillo de alambre. Elimina las impurezas sueltas con un paño.
  5. Limpia todas las superficies accesibles.
  6. Aplica abundante pasta de reparación de escapes o silicona en las zonas de fuga y distribúyela uniformemente (si es necesario, también en las mangueras, abrazaderas y pinzas).
  7. Vuelve a juntar la tubería y alinéala.
  8. Aprieta los tornillos y las abrazaderas de manera uniforme.
  9. Retira/extiende el exceso de material y deja secar la pasta durante 24 horas.

Un consejo: recubra las roscas de los tornillos con pasta de cobre (por ejemplo, con esta pasta de cobre de Liqui Moly) o similar, para que no se quemen ni se oxiden demasiado.

También una solución rápida y sencilla son las llamadas vendas de escape (por ejemplo, este vendaje de escape de Liqui Moly). Estas vendas se envuelven alrededor de la parte que gotea de los tubos aún calientes (¡utiliza guantes de trabajo!) y mantienen el tubo de escape apretado durante más tiempo. Para fijar las bobinas, lo más adecuado es un alambre estable pero flexible. 

Esta solución es en la mayoría de los casos más fácil y no tiene que hacerse con tanto cuidado como cuando se parchea con una pasta de reparación de gases de escape o un sellador de silicona. Sin embargo, si el agujero o la grieta no está en el tubo mismo, sino en un ángulo (por ejemplo entre el tubo y el silenciador), solo se puede utilizar una pasta o silicona. Por lo tanto, las vendas de escape son solo una solución a corto plazo y son muy adecuadas para emergencias cuando no hay un taller disponible para su reparación.

La soldadura de un catalizador cubierto con sellador
El sellador se debe aplicar generosamente en todas las zonas afectadas.

Soldar el escape: la solución permanente

Si el sellado de los agujeros individuales ya no es suficiente, hay dos posibilidades: o bien se suelda la parte desgastada o se reemplaza.

La sustitución es, por supuesto, una solución permanente y fiable, pero incluso con piezas baratas, a veces se pueden producir costes altos. Mientras que se puede tapar agujeros pequeños con pastas, la soldadura puede ayudar en el caso de grietas más grandes o varios agujeros. Gracias a la soldadura, los agujeros permanecen sellados y pueden soportar altas temperaturas sin ningún problema. Sin embargo, es importante señalar que las zonas de fuga no deben ser demasiado grandes, ya que de lo contrario habría que preparar y trabajar con más piezas de metal. En un taller, la soldadura normalmente cuesta menos de 100 euros.

En muchos casos también es mucho más fácil y barato si se corta una parte del tubo de escape y se inserta una nueva pieza. La soldadura no cambia el comportamiento de los gases de escape, por lo que no es necesaria una nueva prueba de emisiones de escape o una liberación especial. Si las zonas dañadas no se pueden soldar o si hay demasiados defectos, la mejor opción es reemplazar las partes dañadas.

Un consejo: se pueden sujetar el tubo viejo y el nuevo entre sí de forma rápida y económica con conectores de tubo adicionales para los sistemas de escape.

Sellar el tubo de escape: consejos generales

Con un escape que gotea, habitualmente puedes seguir conduciendo durante un tiempo. Sin embargo, tu coche producirá mucho ruido y podría generar problemas en un control de ruidos de la policía. Por ello, no retrases arreglar el tubo de escape ya que tampoco podrás pasar la próxima ITV. 

En principio, puedes reparar las fugas más pequeñas con un poco de maña, pero necesitarás una plataforma elevadora u otro lugar adecuado donde puedas levantar tu coche.

Consejo 

Si deseas ahorrar en tu reparación y llevarla a cabo tú mismo, pero no tienes un lugar adecuado, a menudo puedes alquilar un taller por poco dinero y trabajar por tu cuenta.

¿Qué hacer con un colector de escape con fugas?

El colector o colector de escape toma su nombre de su diseño curvo. Tiene esta forma porque se supone que conduce los gases de escape de las aberturas del motor hacia el tracto de escape. Los colectores pueden ser fundidos o hechos de chapa (colectores en abanico) o soldados. Por esta razón, los colectores suelen ser componentes particularmente pesados y suelen estar hechos de hierro fundido. Un colector está diseñado, normalmente, para durar la vida de un coche. También es una de las piezas más caras de cualquier sistema de escape. Los colectores están atornillados directamente a los motores y aseguran el mejor flujo de gases de escape posible de los cilindros individuales de una culata. Pero no hay regla sin excepción: en algunos coches, el convertidor catalítico ya está integrado en el colector.

Los colectores de escape tienen que soportar cargas térmicas extremas porque su temperatura se eleva bruscamente en muy poco tiempo después de arrancar debido a la combustión del combustible en el motor. Esto siempre significa una carga máxima para un colector o sus materiales. Aunque los colectores de escape fueron desarrollados para tales cargas, todavía pueden dañarse con el tiempo ya que pueden producirse grietas o fracturas. Con este tipo de daños, se puede conducir por un tiempo (al igual que pasa con el escape). Sin embargo, deberás visitar el taller lo antes posible para que se revise el colector de escape con fugas y se repare si es necesario.

Las causas más frecuentes de un colector defectuoso son:

  • Cambios repentinos de temperatura.
  • Vibraciones impulsoras.
  • Falta de conexiones flexibles.
  • Daños a las suspensiones y a los distribuidores.
  • Relajación del distribuidor.
  • Juntas desgastadas.

Síntomas comunes de un colector de escape defectuoso:

  • Pérdida de potencia y aumento del consumo de combustible.
  • Mayor ruido del motor.
  • Presencia de gases de escape en el compartimento del motor o bajo el capó
  • Olor del escape en la cabina del vehículo.
  • La sonda Lambda proporciona valores de medición incorrectos debido a la fuga (sólo detectable con un dispositivo de prueba).

Mientras tú solo podrás buscar los gases de escape o los depósitos de hollín que se levanten en el compartimento del motor, el profesional de un taller puede desmontar el colector y examinarlo para detectar posibles daños, fugas y grietas. En este contexto, también se comprueba la geometría de la pieza, así como todos los elementos de conexión y las juntas. Si solo se trata de la junta del colector en la transición al propio motor los costes de material se sitúan entre 2 y 30 euros. Sin embargo, en el caso de una grieta o rotura, un taller especializado de marca probablemente no reparará el colector, sino que instalará una nueva pieza en calidad original o idéntica, y cobrará por ella.

Está claro que no debes tardar demasiado para reparar un colector con fugas. Si se sospecha de una avería, visita un taller. Habitualmente grietas pueden ser soldadas por un especialista. Los costes de una reparación son de unos 100 a 150 euros por colector.

Alternativamente y de forma mucho más barata, se puede cambiar un colector de escape defectuoso con kits de reparación especiales. Estos kits consisten en una plastilina resistente al calor y papel de lija. La ventaja es que no tienes que quitar el colector. Solo hay que desmontar los componentes del compartimento del motor que no te permiten llegar al colector. El motor debe enfriarse antes de empezar a trabajar.

  • Pule la grieta con un taladro de rectificación hasta que tenga una ligera forma de V.
  • Perfora un agujero (de unos 3 mm de diámetro) en cada extremo de la fuga para evitar la posterior tensión del material y para impedir que la grieta se extienda.
  • Lija el área alrededor de la fuga con papel de lija. Entonces debe estar libre de óxido, grasa y aceite.
  • Aplica la plastilina de manera uniforme y deja que se endurezca durante 24 horas.

Después, se pueden reinstalar todos los componentes y el vehículo está listo para su uso.

¿Es posible sellar el tubo flexible que gotea?

El componente de un escape que más estrés aguanta es el tubo flexible debido a que dbe soportar fuertes cambios de temperatura y está permanentemente expuesto a vibraciones y choques. Sin embargo, esta parte del sistema de escape, que sólo cuesta unos 15 euros, es sorprendentemente duradera. En el caso de que haya una grieta, esta se nota inmediatamente: el motor se vuelve muy ruidoso de inmediato. Si el tubo flexible tiene una fuga, pueden escapar gases de escape calientes, que pueden entrar en el interior del vehículo o causar más daños en el área alrededor de la fuga.

El componente de aprox. 25 centímetros de largo consisten en una fina malla de alambre de acero inoxidable. Esto le da un alto grado de flexibilidad y facilita el movimiento en cualquier dirección, ya que los tubos flexibles tienen que absorber las fuertes vibraciones de los motores y, por lo tanto, no pueden transmitir estos movimientos a los componentes que se encuentran más atrás, como el convertidor catalítico, los tubos o los amortiguadores. El sellado de este componente barato no tiene sentido desde el punto de vista económico y su sustitución suele ser rápida y barata.

Nota: un taller especializado siempre reemplazará un tubo flexible con fugas del sistema de escape en lugar de intentar reparar el tubo sellándolo. Cuando se sustituye un tubo flexible defectuoso, hay que asegurarse de que el sistema de escape cuelgue entonces libremente en su suspensión. De lo contrario, pueden producirse rápidamente daños consecuentes.


¿Tienes un coche del grupo Volkswagen? Aquí: ¿qué son los números PR? y ¿cómo encontrarlos?


Preguntas frecuentes

¿Cómo reconocer una fuga en el tubo de escape?

El escape es ruidoso, traquetea y retumba mientras se conduce, hay un olor a gases de escape en la cabina del vehículo, hay óxido visible en el escape, sellos defectuosos o puntos negros donde los gases de escape escapan y el hollín se asienta. En el peor de los casos, algunas partes del sistema de escape se han soltado o cuelgan.

Más información »

¿Qué hacer en caso de una fuga en el tubo de escape?

La solución rápida: aplicar pasta de reparación de gases de escape o silicona como sellador. Para las tuberías hay vendas de escape.
La solución permanente: sustituir la pieza desgastada o soldar (si es posible).

Cambiar el tubo de escape » 

¿Qué se hace con un colector de escape con fugas?

Con un bajo desgaste, las juntas del colector son suficientes para la reparación. En caso de grietas y fracturas, es necesario soldar, usar un kit de reparación o reemplazar la pieza.

¿Qué hacer con las fugas en el tubo de escape? »

¿Es posible sellar un tubo flexible con fugas?

Puedes, pero normalmente es más barato simplemente reemplazarlo.

Más información sobre sellado »


Exención de responsabilidad:

DAPARTO no será responsable de ninguna pérdida, lesión o daño a la propiedad que surja durante el proceso de reparación o reemplazo como resultado del mal uso o mala interpretación de la información proporcionada.

La información es solo para fines informativos y no puede reemplazar a un especialista. DAPARTO no se hace responsable del uso incorrecto o peligroso de equipos, herramientas y repuestos. DAPARTO recomienda que todas las reparaciones se lleven a cabo con cuidado y de acuerdo con todas las normas de seguridad.


4.4÷5 – (20 votos)